Cada vez más se refuerza la tendencia de maquillarse de manera muy natural. El “no makeup, makeup”, del inglés, implica un maquillaje en el que parece que no llevas una gota de producto, o apenas lo suficiente para destacar algún rasgo de tu rostro.

Las pieles transparentes, los labios en nude, las mejillas apenas marcadas con un tono casi imperceptible, donde los ojos sean los protagonistas con un poco de color y máscara de pestañas para enmarcar la mirada, es la opción que cada día más mujeres buscan obtener cuando de maquillaje se trata.

Es fundamental entonces que tengas en cuenta 5 puntos que te ayudarán a lograr este efecto en la piel:

  1. Antes que nada la piel del rostro debe estar bien limpia e hidratada. No recurras a cualquier crema que encuentres o elijas alguna al azar, cada piel tiene sus necesidades y es importante que consultes con un especialista en cosmetología y/o dermatología.
  2. La base de maquillaje siempre debe ser del mismo tono de tu piel. Si es más clara, crearás el efecto fantasma; si por el contrario, es más oscura, se notará mucho la diferencia del tono de la piel entre el rostro y el cuello.
  3. En cuanto al punto anterior es super importante, al momento de adquirir una base de maquillaje, probarla en el lateral del rostro cerca del hueso del maxilar, en la frente o en el mentón. Evitá probartela en la mejilla o cachete, dado que esta parte del rostro suele adquirir más color que el resto si te sonrojas o si tenés rosacea. Y de nada sirve que la pruebes en tu mano, ya que nunca tenemos el mismo color de piel, y además allí no la usarás!
  4. Menos es más. El efecto piel translúcida lo lograrás con poco producto, bien difuminado. Podés ayudarte utilizando brochas y esponjas. Si la piel está previamente bien hidratada, te resultará mucho más fácil aplicar la cantidad justa de producto. Si omitiste el primer paso, la piel absorberá el contenido de agua de la base de maquillaje, el color de la piel no quedará parejo  y sentirás la necesidad de aplicar más cantidad de producto al poco tiempo para emparejar el tono.
  5. La luminosidad también la otorgarás utilizando correctores claros, medio tono más claro que el color de la base es suficiente para dar puntos de luz al rostro. Se recomienda que los correctores sean líquidos y no en pasta o crema, dado que son más fáciles de aplicar y difuminar. Además tienen mayor contenido de agua y te ayudarán a lucir la piel hidratada, sana y radiante.

 

Te animás a practicarlo?

 

Para conocer más sobre los cursos de automaquillaje que dicto, podés clickear aquí.

Para agendar una clase de automaquillaje conmigo, completá el siguiente formulario: