Cuantas veces te pasó que te maquillás los ojos divinos, pero cuando llega el momento de la máscara de pestañas, rogás por que se alineen los planetas para no hacer desastres?

Que unas quedan peinadas para un lado, y las otras para arriba y cuando no te metés el pincelito en el ojo, te manchás la nariz, y en el medio que nadie mire todos los gestos que hacés para poder maquillartelas decentemente!…

Lancôme pensó en todas nosotras y creó Grandiôse, porque es simplemente grandiosa! leé el post que te cuento:

 

s1641265-main-zoom

 

Grandiôse es una relectura vanguardista de la máscara de pestañas al satisfacer las expectativas de todas con un gestual de aplicación simplificado para conseguir un resultado multi-beneficios, literalmente “en un santiamén”.

Reencuentro de la innovación y de lo onírico, de la tecnología y del refinamiento, Grandiôse se inscribe en la tradición del effortless chic a la francesa, en el corazón de los valores de Lancôme. Ahora logra controlar el tiempo, dominar el gesto y orquestar la perfección del arte del maquillaje.


Simplicidad de uso, refinamiento del envase, resultado espectacular…

 

EL DESAFÍO?  El ojo, un arma a controlar

Si bien la máscara es el producto de maquillaje más querido y utilizado, también es cierto que es uno de los más complejos de utilizar para obtener el máximo de sus posibilidades. La razón es que el ojo, con tantas curvas y hendiduras, es el elemento más multidimensional del rostro, y con zonas muy complicadas de llegar. Una complejidad estudiada y teorizada por expertos de la mirada Lancôme, supo identificar las dificultades al aplicarla y encontrar nuevas soluciones:

  1. La dificultad de maquillar el segundo ojo

Generalmente, las mujeres se maquillan con más facilidad el ojo situado al lado de la mano con la que se aplican la máscara. Para maquillar el segundo ojo, Lancôme constató que las mujeres utilizaban tres tipos de gestual, ninguno totalmente satisfactorio:

-  Pasar el cepillo por encima de la nariz.

-  Girar la muñeca para llegar al ojo opuesto a la mano que aplica la máscara.

-  Cambiar la máscara de mano.

 

  1. La dificultad de llegar a todas las pestañas

Al ser el ojo esférico, se combinan dos conjuntos de curvas para complicar el acceso a ciertas zonas:

- La curva del párpado se divide en tres segmentos (el ángulo interno, el centro y el ángulo externo) de los cuales, vistos de frente, dos son ascendentes y uno descendente.

- Al estar el ojo abombado, se añade un segundo conjunto de curvas al primero. Este condiciona la orientación de las pestañas que apuntan hacia los lados (ángulos internos y externos) o hacia delante.

 

Debido a estas dos dificultades, las mujeres se enfrentan a diario a los siguientes problemas que no se plantean cuando es otra persona la que las maquilla:

- Conseguir un maquillaje simétrico para ambos ojos.

- Llegar fácilmente a todas las pestañas, a pesar de las zonas prominentes del rostro.

- Conseguir atrapar y cubrir las pestañas desde la raíz, incluso en las zonas difíciles.

 

Cuello de cisne / Col de Cygne™

La solución de Lancôme para esta problemática: una máscara que asocia un cepillo de cerdas high-tech a una varilla con curvas revolucionarias.

Lancôme reinventa la arquitectura misma de la varilla de la máscara de pestañas con el «Col de Cygne™»: es corta y retorcida y tiene la línea ideal para manejarse con facilidad y con rapidez en todas las curvas del ojo. El cepillo de Grandiôse se sitúa precisamente en el borde de los párpados para seguir la arquitectura natural del ojo y llegar a todas las pestañas del ángulo interno al ángulo externo y desde la raíz hasta la punta.

Esta varilla, inclinada un 25 % con respecto a su eje, se adapta también de forma intuitiva a los contornos del rostro, evitando los pómulos, la nariz y la línea de las cejas. ¡Ya no hay que hacer contorsionismo para maquillar simétricamente los dos ojos!

 beautistas_com-lancome-mascara-grandiose

  

 LA APLICACIÓN GRANDIÔSE

 Lancôme nos explica como utilizar esta nueva máscara:

  1. Nueva ergonomía, nuevo gestual

Colocar el cepillo en la raíz. Partir del ángulo externo hacia el interno del ojo girando la muñeca y estirar hacia arriba haciendo zigzags. Su tapa es de forma triangular, estudiada para descomponer naturalmente el movimiento de la muñeca en función de las 3 zonas del ojo:

  1. Empezar aplicando la máscara en las pestañas situadas en el ángulo externo del párpado superior. Para ello, sostener la varilla con la curva hacia abajo y estirar las pestañas hacia el exterior.
  2. Realizar una rotación de un tercio del giro completo: el cepillo se coloca delante de forma natural, en posición horizontal, en el tercio central del ojo.
  3. Efectuar una ligera oscilación lateral, de derecha a izquierda, hundiendo el cepillo aún más a ras de las pestañas y elevar la franja desde el inicio de la aplicación.
  4. Realizar una última rotación para posicionar el cepillo sobre el tercio interno restante. El cepillo está inclinado de forma natural y apunta a la nariz. Estirar las pestañas hacia el interior.
  5. Proceder de forma idénticacon el párpado inferior.

 

 

  1. Una ergonomía perfecta para llegar al segundo ojo

La arquitectura de la varilla permite más acceso a los tres tipos de aplicación, más facilidad para maquillar el otro ojo, independientemente de la técnica utilizada:

  1. Pasar el aplicador por encima de la nariz. Con su diseño especial, la varilla pasa con más facilidad por encima de la nariz para realizar los 2 primeros tercios del maquillaje del ojo (externo y central). Gire un poco la mano para alcanzar el tercio interno.
  2. Girar la mano para llegar al ojo opuesto a la mano que maquilla.La forma retorcida de la varilla permite maquillar el otro ojo prácticamente con la misma facilidad.
  3. Cambiar la máscara de mano. Es la copia perfecta del gestual, tanto de un ojo como en el otro…

 

 

 

Y uds como se maquillan las pestañas? también hacen ¨malabares¨ a la hora de maquillarlas?

Las leo! ya probaron esta nueva máscara?